CRÓNICA DE UNA NOVELA


“El Renacer de la Rebelión Ilustrada (Don Pablo de Olavide y el Ingeniero Izquierdo)” 
de Enrique Myro

Antonio Ortiz, La Voz de Todas Partes

ENRIQUE MYRO

EL RENACER DE LA REBELIÓN ILUSTRADA. DON PABLO DE OLAVIDE Y EL INGENIERO IZQUIERDO.



Tras la entrevista que le hicimos a Enrique Myro, Sevilla 1946, en su Casa Sinapia en La Aldea de Los Ríos, situada entre La Carolina y Guarromán, ver en DIARIOVOZ. REVISTA DE LITERATURA y después de, siguiendo las directrices que nos dio el autor, haber vuelto a leer su novela “El Renacer de la Rebelión Ilustrada (Don Pablo de Olavide y el Ingeniero Izquierdo)”, creemos que es hora de hacer la reseña literaria de dicha obra.

De entrada, confieso que me ha parecido una novela bien elaborada, rica en diversas historias y, a pesar de su complejidad, equilibrada y fácil de leer; es decir, una buena novela, lo cual no es óbice para cuestionar algunos detalles de la obra.

El primero, a mi entender, es que estamos ante “una novela para el autor” no ante “una novela de autor”, que también lo es. Cuando digo esto me viene a la memoria “El Péndulo de Foucault”, de Umberto Eco, porque al igual que al italiano en dicha obra, a Enrique Myro le notamos en muchos pasajes de su novela que está escribiendo, en buena medida, para su disfrute personal.

Nos referimos, por ejemplo, a la cantidad de cuadros con los que viste las paredes de los restaurantes a los que van los personajes, e incluso los que cuelgan en la biblioteca del castillo de Canena, todos descritos con detalle. Bien es cierto que tienen relación con lo que está sucediendo y también con los lugares donde transcurre la trama, pero quizás para algunos lectores puede resultar cansino, y eso sin mencionar a su admirado Zabaleta, de quien se ocupa con singularidad.

Pero antes de seguir con los digamos desaciertos, entremos de lleno en la obra.

Como nos decía el autor en la referida entrevista, la novela desarrolla siete historias entremezcladas, dos de las cuales tratan sobre hechos históricos.

La historia principal versa sobre Don Pablo de Olavide, donde en los nueve capítulos que la componen, el Ingeniero Izquierdo conversa oníricamente con el Superintendente Olavide y éste va desgranando su vida.

En dichos diálogos el autor nos hace entrar en la vida doméstica de hace 250 años desde una perspectiva actual. Tenemos que admitir que, con una narrativa excelente, Don Pablo le cuenta al ingeniero en un diálogo mezcla de expresiones del siglo XVIII y las actuales, cómo fue su vida en aquellos años, desde que salió de la cárcel en 1754 hasta que volvió a entrar en ella veinte años más tarde por motivos que el lector descubrirá en la novela.

De forma muy amena se nos narra cómo Don Pablo enamora a Doña Isabel de los Ríos, la viuda rica de Leganés, cómo viaja por Europa y en Lille Madame Practiquesuyer, amiga de Diderot, le enseña una prenda nueva, el albornoz, que luego él mejora para su mayor goce y disfrute. Además de otras circunstancias de su vida, y sobre todo cómo le nombran Asistente de Sevilla y Superintendente de Las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena. 


ENRIQUE MYRO
ENRIQUE MYRO 




El relato del viaje que hace desde Madrid a Sevilla para tomar posesión de sus cargos, pasando por la Peñuela, actualmente La Carolina, es muy interesante y entretenido, sin olvidar su estancia en Écija en el palacio de los Marqueses de Peñaflor.

A su vuelta a Las Nuevas Poblaciones asistimos al levantamiento del enclave de los Ríos, hoy la Aldea de los Ríos, durante el cual se inicia y se nos cuenta el desarrollo de un proyecto industrial, El Agua Airosa, que resultó espectacular y que nos retrata el carácter emprendedor de los ilustrados en aquella época.

La vida de don Pablo se desarrollaba entre Las Nuevas Poblaciones y Sevilla, y en una de sus estancias a la orilla del Guadalquivir, el prepotente de Don Pablo prepara una trampa a las recalcitrantes autoridades sevillanas cuya narración resulta en verdad divertida, reflejando con nitidez meridiana el carácter de nuestro personaje.

Hay más datos interesantes de la vida del Superintendente Olavide, pero no quiero omitir mencionar sus amores diversos y libres, mucho más libres si los comparamos con los actuales, lo que él mismo le recrimina al Ingeniero Izquierdo.

Reflexionando acerca del porqué los capítulos sobre Olavide son tan entretenidos y tienen tanta fuerza, llegamos a la conclusión de que se debe a la atrevida técnica narrativa que utiliza el autor.

En primer lugar, el narrador es no omnisciente, es decir sólo cuenta lo que ve y oye, frialdad que el autor intenta mitigar con las descripciones del entorno. En segundo lugar, a dicha frialdad se contrapone la vivacidad lograda en los diálogos entre don Pablo y Fernando. Por último, se introduce la vehemencia de la narración en primera persona que hace Olavide de los diversos sucesos ocurridos en su vida.

El uso equilibrado de esa terna de técnicas narrativas, es donde creemos que estriba la alta calidad literaria alcanzada en estos textos y que modestamente instamos al lector para que se fije en ellas, pues seguro que disfrutará aún más con su lectura.

Las siguientes historias en importancia son las del ingeniero Izquierdo, su mujer Esperanza y su entorno familiar, sus dos hijos Nando y Giralda , y Manuela la canguro portuguesa.

En estas historias, literariamente hablando, la virtud principal recae en la naturalidad de los diálogos y la capacidad del autor para ambientar las escenas con un narrador que sólo puede contar lo que ve y lo que oye, y no lo que los personajes se supone que sienten y piensan. En ellas se nos hace ir desde los grabados deEscher que tiene Fernando en su despacho, a los imanes que están pegado en su nevera o a los striptease que le hace su mujer cuando llega del trabajo y se cambia de ropa.

El interés empieza por las repercusiones personales del accidente que tuvo el Ingeniero al caerse de una mula con la que acostumbraba a pasear por los alrededores de la Aldea de los Ríos. Por cierto, el tío Pirri, que le cuida la mula, y su mujer son unos personajes entrañables.

En cuanto a las relaciones profesionales tanto de Fernando como de Esperanza, en sus correspondientes entornos laborables, se cuentan con tanto rigor y credibilidad que inducen al lector a mantener el interés en sus circunstancias.

Pasemos ahora a referirnos a la historia de Carlet y Fernadina la chocolatera, una idea que el autor confiesa haber tomado prestada de Buero Vallejo, en su obra “Un Soñador para un Pueblo”, que supone una especie de ucronía fallida, llena de sexo sano e ilusionante. Pero no vamos a decir más para no desvelar el secreto ni romper el encanto del que el lector pueda disfrutar de su lectura.

Si hablamos de sexo, en esta novela lo hay de forma explícita e implícita, no podría faltar en una época en la que triunfan tantísimas sombras, pero, aunque haya escenas con una alta carga erótica propensas a lo cutre, debemos señalar que los versos de San Juan de La Cruz proporcionan un sentido místico a los encuentros amorosos de los protagonistas.

Algo también complementario que me ha gustado y mucho, son las descripciones de los paisajes que recorre el ingeniero Izquierdo, su camino hasta La Carolina o El Porrosillo, por ejemplo, sin olvidar sus idílicos atajos por las pistas forestales.

¡Ah!, y otra cosa son los sofisticados platos que degustan los protagonistas tanto en El Balneario de Canena, en La Isabela, en El Acebuchal e incluso las delicatesen de La Petite Maison, por no hablar del espectacular menú en la comida en el Castillo.

Volviendo de nuevo a las historias que componen esta novela, en una de ellas se narran los amores ilícitos, complementarios y novedosos de algunos personajes secundarios, todo ello al hilo de la tesis que defiende don Pablo en el sentido de que en el siglo XVIII las personas gozaron de mayores libertades en el tema amoroso. Algunas de estas escenas de amor complementarios como es el caso de Juan y Enara están muy logradas.

Ya sólo nos quedan dos historias que comentar, una de ellas es en la que se narra la vida del pueblo de Quesada. El ardid literario empleado por el autor es realmente brillante, pero obviamente no lo vamos a descubrir. Recientemente he leído “Manhattan Transfer” la novela de John Dos Passos, y salvando las distancias entre el escritor norteamericano y Enrique Myro, como antes lo hicimos con Umberto Eco, tengo que admitir que nos lo ha recordado. Los pueblos tienen su propia vida que no la constituyen la de cada uno de sus habitantes, sino la de todos en su conjunto, y el escritor sevillano la narra de forma excelente.

Por último, nos queda la historia protagonizada por Isabelo de Olavide, un personaje nacido como con fórceps pero que poco a poco va tomando consistencia hasta convertirse en el contrapunto perfecto del Ingeniero Izquierdo. Es un personaje extremadamente desgraciado pero que merecía ser feliz, como lo describe Esperanza. ¿Lo será?

Ésa y otras historias quedan pendientes de resolver en esta interesante, amena y bien escrita novela, lo cual, quieras que no, deja un cierto desencanto en el lector. Mas no se frustren, Myro promete una segunda parte de la novela en la cual promete desentrañar los misterios pendientes de esclarecer en las historias que componen esta obra.

Y a todo esto, se preguntarán los lectores ¿dónde comprar la novela? Pues en su librería habitual o directamente en la página web de la editorial:



EDITORIAL MALUMA

EL PESO DE LOS RECUERDOS

 

 

El peso de los recuerdos

Sin esperanzas de bienestar

AURORA PEREGRINA VARELA RODRÍGUEZ



Los recuerdos están bien, pero en el pasado nada hay ni nada vive ya.

Se olvida uno de Quinta Crespo, Las Mercedes, La Candelaria, Avenida Libertador, Ño Pastor a Misericordia, La Castellana, Macaracuay y Avenida México, del estupendo Parque del Este, dónde íbamos a correr con nuestra madre. Pasamos de las seis puertas de hierro que hay que atravesar para llegar a tu apartamento en Caracas, de los pesados llaveros y las alarmas de los coches.

Olvidamos que nos robaron la cadena de oro, nos perseguían por las calles, y que las ventanillas del coche debían estar cerradas siempre.

Pero recordamos, sin embargo, que cada mañana, el cielo estaba todo rojo, siendo señal de esperanza, y no obstante celebramos, que desde el interior de tu coche con las ventanillas cerradas, podías observar las pinturas de los habitantes de los llamados ranchos, situados en las laderas de los cerros más empobrecidos. En esos adolescentes está la vena artística, innata y que se lleva un sobresaliente.

Olvidamos las ilusiones y envejecemos con calma, amigos del ordenador y las buenas palabras, buscando siempre no perder el control y evitar la ignorancia.

Carne artística, bueno es tenerla, acrecienta tu fe en Dios, tu salud, tu salida de las dificultades y tu madurez. Cultivemos el amor y amarremos bien nuestros trazos, que sólo deben pertenecer a quiénes deseemos, y vivamos rodeándonos de las obras de otros, defendamos la propiedad, las creaciones regulares y esporádicas. Seamos verdaderos artistas involucrados en la igualdad de los seres humanos y no la riqueza de solamente unos pocos.

Que no nos pongan la zancadilla ni nos hagan caer gratis cuando deseemos dar forma a una idea. Y recordemos: “lo nuestro es nuestro, lo marca la ley, la razón. Que otros hagan lo suyo, lo propio, sus trazos que yo no tengo intención de abrazar”. Luzcamos nuestro buen hacer, la ordenación de los elementos y la elección de los colores incluso cuando recordamos viejas ciudades, pues las pensamos en puro color. Caminemos hacia la unión por medio de nuestras creaciones, y por ello, ellas deben descansar en los brazos de gente que propicia y ama la paz.

Recuerdo hoy lo que me amarró, lo que está ahí adentro y nunca salió fuera. La niñez y adolescencia en Caracas, tierra que está poblada por criaturas raras, descontroladas, coloridas, pero nunca amargadas.


CAER

 Caer  


Y de estas veces que te caes y consigues levantarte, pero te quedas con ese sentimiento de caída. 

Y pasan los días y caes. 

Y caes y sigues cayendo. 

Estoy andando, pero sigo cayendo. 

Estoy corriendo, pero sigo cayendo. 

Estoy soñando, pero sigo cayendo. 

Y llega el día donde dejó de caer, y me siento vacía. 

¿Qué soy sin este sentimiento que forma parte de mi desde que caí? 

Y entonces nada tiene sentido, me convierto en el aire que me rodea y entonces me pierdo. 

Y empiezo a llorar, desaparezco entre mis lágrimas y nadie me encuentra. 

Sin ti, me siento en un laberinto sin salida, en una hoja vacía, en todo, y a la vez en nada. 

Dejo de sentir, pero me sigues doliendo. 

Quiero sentir algo, pero no encuentro nada. 

Quizás estoy vacía de tanto caer. 

Me he acostumbrado a caer y ahora no sé cómo se siente. 

Cómo vuelvo a estar sin caer, si llevo años cayendo. 


DE FILIGRANAS CON EL CALENDARIO



 Haciendo una filigrana con el Tiempo de estos años.



Contabilidad de los daños, que al paso dejaron las tormentas torrenciales, las ausencias esenciales, las malas noticias desde la esperanza, la tan cercana distancia con la alcanzada ambulancia tras los aciagos vuelos sin motor sobre la ciudad de las voces.

A ti también te partieron la boca aquellos labios al dejar de besarte.

Después, ulteriores, los sentimientos te obligaron a firmar un pacto de no agresión con el futuro y las cafeterías cerradas…

Pero hay nuevos cielos rasos por trazar sin miedo a que sean un nuevo error.

Cantar a las mentiras de los versículos escritos en verano, a las huellas dactilares en los pasamanos de las vísperas, con vistas a las vísceras reventadas, esparcidas abajo entre las rocas. 

Demasiadas promesas suicidas sobre los acantilados. 

Quizá fue desde un aeropuerto cuando viste aquellas cometas ahorcadas, estranguladas en aquellas mismas brisas con las que bailaban enamorándose.

Erik Satie suena por el hilo musical mientras la nostalgia también embarca por la puerta tres. 

No te rindas, sigue adelante, haz una nueva filigrana con el Tiempo de estos años.

Contabilizar los instantes, y aunque fraudulentos, benditos aquellos desengaños que hicieron reír al Diablo, procurándote errar el penalti, privándote del juicio final.  

Los calendarios no los inventó la eternidad.

Que no se pierdan los villancicos por Navidad, los Papás Noel ecologistas, los agraciados en el sorteo de la lotería, los “a ver si nos vemos” (por fin conseguidos), los artistas, los poetas obesos de ego como budas, los periodistas redimidos por la verdad, la solidaridad con los desprotegidos. Que no se pierdan los no a la guerra, los mensajes de paz, los besos reinventados post pandemia, el olvido de los ataques por la espalda, los abrazos beodos en versión idiota, los kilos de más, las lentejuelas, las medias negras. Hay políticos en una viñeta, en un ocurrente chiste; contados con velas doradas durante la cena, los chismes de fulanito de tal, las chimeneas prendidas y los mejores deseos para el año que llega, y que llegará porque sí… 

…porque hay que desprecintar una nueva máquina del mundo, un nuevo enero ilusionante, un viva  la vida en la soledad de los tristes.

 Hacer filigranas con el año que se va porque el ser humano…

…No te rindas, sigue adelante…

Los calendarios no los inventó la eternidad…  

Huércal de Almería. 26 de Diciembre de 2022.

Andrés Rubia


SOBRE ESTE SUELO CAMINAMOS

 


    

En obras de ensayo e ilustración cultural hay buenos autores, temas, mayormente de pasado “nadando” enfática o novelescamente en hechos crueles o destrucción del tejido social para impostar a marcha martillo otros (tejidos sociales y doctrinales de conducta social permitida o “novísima/evolutiva”).




Pasando 1990, las obras han sido más diversas y la política y partido “nuevos “bajo apadrinamiento (¿cuándo no es anciana y copista la política panfletaria), ha dado pie a memorias retrospectivas, caos económicos, chanchullos y las más emulativas formas de especulativos haciendo dinero por participar, por “venderte” lo que no hay y lo que no es como un aceptable anuncio o fin, lo que la obra, desde su cimentación no tiene. Y ese sentido o ansia gulesca(de gula) de los proyectos con apetito en vez de capacitación y resolución eficiente.




Se ha impostado y dado Lugar a nicho “creativo” en urbanismo y ante nuestros ojos. Un mecanismo y espacio especulativo y endogámico, falseador de la creatividad, por ejemplo, lo es hoy el así apropiadamente llamado – Mercado/mercadeo del arte/Arte-. En el los precios gulescamente inflados son la etiqueta de valía de la obra, no lo son: ni la ejecución, ni el trabajo compositivo, ni el conocimiento de técnicas y materiales perdurables que den soporte y durabilidad a la obra, ni la calidad (formación lenguaje-mensaje del autor. Todo es 2º y 3er plano tras el precio (para sanear descuadres y costes de merchandaising, cocktail, publicidad, relaciones con medios y auto significación de los “colaboradores “del evento, representación y pleitos por usurpación de autoría de la obra en si todo ello como -Agujeros de Sotherby´s- como he aprendido, por hechos reincidentes y proceder sistemático de esos pequeños clubs de “promotores de artistas y obras”.




Y lo anterior es un esbozo de los cinturones, y mal funcionamiento que solo viven, como aquellos eunucos del Imperio romano de Oriente, incapaces de "ligarse al trono" tejían bajo sus pies y a su alrededor, su propio beneficio no le de sus gentes, no el de desarrollarse más que otros países y reinos solo "comer bien todo lo que les apeteciese". Necesitamos más de un periódico, miradas de periodistas de investigation y una estaca clavada al suelo para los que nos quarrian hacer caminar o convivir con "Ruedas de molino" para su solo beneficio.




Hay que reaprender y volver a recuperar, la capacidad de respuesta y de Cuestionamiento de toda administración y sus fantasias contra nuestra capacidad de estabilidad económica familiar y personal.


LOS HIJOS DE ROMEO Y JULIETA

LOS HIJOS DE ROMEO Y JULIETA

 

La obra de teatro animalista «Los hijos de Romeo y Julieta»


 se representará en Valencia


La fecha del estreno de la obra está por determinar. Pero se estima que la primera representación de la obra teatral "Los hijos de Romeo y Julieta", del poeta valenciano Ángel Padilla, bajo la dirección de Pepa Zanón Viguer, profesora en la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia, se producirá entre septiembre y octubre de este año 2023.


La trama de "Los hijos de Romeo y Julieta" orbita sobre una distopía. En ella podremos asistir a cómo estará nuestra tierra cuando ya sólo queden unos pocos seres vivos (en concreto, en la obra, sólo quedan "los 13", 13 seres humanos vivos y enfermizos, y un perro delgado hasta los huesos, entre las montañas de basuras y cascotes de derrumbes en que se ha convertido el mundo). Esos contados supervivientes se protegen entre ellos, se ocultan del calor abrasador del sol entre agujeros de la basura, tras altas paredes de despojos se protegen y resisten. Al ver que les queda poco tiempo de subsistencia y viendo todos que, con la desaparición de los 13 últimos, ya no habrá mundo, deciden emprender, mediante el concurso de una máquina que se usó algunas veces en momentos pretéritos para ello (una vieja máquina del tiempo), un viaje al pasado, que es a nuestra era, para intentar comunicarse con nosotros, y revertir la situación. El viaje en el tiempo lo realiza una pareja que, además, tiene hijos en ese futuro monstruoso, asfixiante e infernal; tienen hijos, sí, y es desgarrador dejarlos allí 'temporalmente', pero son los más dotados para el empeño. El punto donde los viajeros recalan desde el futuro: un teatro de nuestra época (siglo XXI) donde una pareja está ensayando la obra "Romeo y Julieta", en que la mujer que hará de Julieta le está contando al actor que hará de Romeo y que es su pareja, que está embarazada, que esperan un niño... Entonces suena un estallido descomunal en toda la estructura del teatro y entre el denso polvo elevado en el aire se adentra la pareja de viajeros... Con ese arranque apasionado y violento comienza una obra dotada de enorme lirismo y crudeza. "Quiero, con ella, que el mundo piense, y lo haga de verdad -explica su autor, Ángel Padilla-. Que nos pongamos en ese supuesto: el que se anuncia como una realidad irreversible ya desde hace décadas, sobre los efectos perjudiciales del expolio, dolor y devastación, envenenamiento de todo lo vivo en esta tierra por el humano y, con todo ello, la llegada inexorable de la sexta gran extinción (invito a quien no lo haya hecho a que lea las obras 'Primavera silenciosa' y 'Nuestro futuro robado'. Con "Los hijos de Romeo y Julieta" intento desde la hondura poética de lo dramatúrgico ganar una mirada más amplia para todos y que realicemos hechos en lugar de palabras; hechos drásticos y globales para un problema drástico y global". 

Los hijos de Romeo y Julieta


Pepa Zanón Viguer, directora dramatúrgica de la obra "Los hijos de Romeo y Julieta", es Profesora de Dicción y Expresión Oral en la ESADV Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia. Acaba de publicar en 2023 su libro "El hilo enredado" (La consentida). Pepa Zanón es, además, periodista, locutora de radio y publicidad, actriz de doblaje y ha trabajado en la voz con directores teatrales como Antonio Díaz Zamora, Alejandro Jornet, Ramón Moreno y Rafael Ricart.


El autor del texto del texto teatral "Los hijos de Romeo y Julieta", Ángel Padilla, además de novelista y dramaturgo es activista por los derechos de los animales y su liberación. Su Obra literaria ha sido objeto de estudio en Congresos internacionales de literatura de vanguardia y en varios ensayos sobre literatura contemporánea. Se le sitúa en el movimiento artístico Eco Art y en el literario de la Conciencia Crítica, aunque desde hace más de 20 años el autor es conocido como "el poeta de los animales". De su obra poética se han hecho alrededor de 30 canciones por cantautores y bandas, así como espectáculos de danza y varias de sus obras de teatro han sido representadas internacionalmente. Ganador, entre otros premios, del Premio ''Ignotus 2008'' a la Mejor Novela Corta con ''Mundo al revés'', y nominado al Ignotus 2019 con la novela "Mundo al revés: Origen" (Sportula), novela que Marcos Negri interesa llevar al cine; Primer Premio "II Certamen internacional de poesía joven La Garúa'', Primer Premio ''I Certamen de lecturas poéticas “Poesía en abastos” del Ayuntamiento de Valencia'', Primer Premio Certamen de relatos “Liberación de Caballos en Rosario” o Primer premio en el Certamen de relatos SOS RACISMO MADRID 2017. 

Los hijos de Romeo y Julieta


Con "Los hijos de Romeo y Julieta se denuncia la inanidad de acción humana real contra el calentamiento global y, por ello, los desastres que nos asolarán -ya lo están haciendo- cada vez más numerosos y graves. La obra, además, denuncia el holocausto animal, por tanto su mensaje es pro vegano. "Estamos matando la parte y el todo", dice Ángel Padilla. Los animales, cada individuo que tiene su vida y la atesora, la defiende y ama tanto como nosotros las nuestras; el daño diario e irreparable a los ecosistemas, todo impacta para mal en cada uno de nosotros y en el futuro común". 


No obstante -informa la organización-, la obra, siendo dura y reveladora de esa realidad capital y feroz que pocos quieren ver y afrontar, muestra una veta de esperanza que podemos ensanchar y hacer realidad entre todos: todavía estamos a tiempo de revertir los puntos más graves del desastre planetario, e ir reverdeciendo y sanando esta tierra y a sus criaturas, integrándonos en el mundo como siempre debimos hacerlo, con respeto. Derribados el antropocentrismo y el especismo. 


La obra recibe el apoyo de multitud de asociaciones animalistas y ambientalistas -así como de personajes diversos de la cultura-, entre ellas, ASPAC Amigos de los Animales de Castellón, Liberta, Movimiento por la naturaleza libre, Feumve, Escuadrón Kat, Free Fox, Anadel, Equinac, Nova Eucaria, Aacc Ayuda Callejeros, Amigos de Mas de la Mateba; santuarios de animales como el Hogar Antiespecista Miguel Quintana o el Paraíso de Nora; desde la danza: la escuela de danza infantil con valores animalistas Dansanimalia; la profesora vegana de flamenco en 'Castellón Baila' Sandra La Madueño, la profesora vegana de danzas del mundo Tzeitel; desde la cultura en general, Xe Que Animals Radio Ribarroja, Compañía de teatro La Columna, con dirección teatral de Lorena Illoldi (México); actrices como Beatriz Rico (actualmente gira con la obra de teatro 'Antes muerta que convicta') o Patricia Clark (actriz en musicales como 'Sonrisas y Lágrimas' o 'Billy Elliot') ; escritoras y poetas como Rosa Montero, Inma Pelegrín, Katy Parra Carrillo, Alberto García-Teresa, Antonio Soto Alcón o Antonio Orihuela, editoriales como Ediciones del 4 de agosto o Ediciones Hades.

LOS HIJOS DE ROMEO Y JULIETA

 

La obra de teatro animalista «Los hijos de Romeo y Julieta»


 se representará en Valencia


La fecha del estreno de la obra está por determinar. Pero se estima que la primera representación de la obra teatral "Los hijos de Romeo y Julieta", del poeta valenciano Ángel Padilla, bajo la dirección de Pepa Zanón Viguer, profesora en la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia, se producirá entre septiembre y octubre de este año 2023.


La trama de "Los hijos de Romeo y Julieta" orbita sobre una distopía. En ella podremos asistir a cómo estará nuestra tierra cuando ya sólo queden unos pocos seres vivos (en concreto, en la obra, sólo quedan "los 13", 13 seres humanos vivos y enfermizos, y un perro delgado hasta los huesos, entre las montañas de basuras y cascotes de derrumbes en que se ha convertido el mundo). Esos contados supervivientes se protegen entre ellos, se ocultan del calor abrasador del sol entre agujeros de la basura, tras altas paredes de despojos se protegen y resisten. Al ver que les queda poco tiempo de subsistencia y viendo todos que, con la desaparición de los 13 últimos, ya no habrá mundo, deciden emprender, mediante el concurso de una máquina que se usó algunas veces en momentos pretéritos para ello (una vieja máquina del tiempo), un viaje al pasado, que es a nuestra era, para intentar comunicarse con nosotros, y revertir la situación. El viaje en el tiempo lo realiza una pareja que, además, tiene hijos en ese futuro monstruoso, asfixiante e infernal; tienen hijos, sí, y es desgarrador dejarlos allí 'temporalmente', pero son los más dotados para el empeño. El punto donde los viajeros recalan desde el futuro: un teatro de nuestra época (siglo XXI) donde una pareja está ensayando la obra "Romeo y Julieta", en que la mujer que hará de Julieta le está contando al actor que hará de Romeo y que es su pareja, que está embarazada, que esperan un niño... Entonces suena un estallido descomunal en toda la estructura del teatro y entre el denso polvo elevado en el aire se adentra la pareja de viajeros... Con ese arranque apasionado y violento comienza una obra dotada de enorme lirismo y crudeza. "Quiero, con ella, que el mundo piense, y lo haga de verdad -explica su autor, Ángel Padilla-. Que nos pongamos en ese supuesto: el que se anuncia como una realidad irreversible ya desde hace décadas, sobre los efectos perjudiciales del expolio, dolor y devastación, envenenamiento de todo lo vivo en esta tierra por el humano y, con todo ello, la llegada inexorable de la sexta gran extinción (invito a quien no lo haya hecho a que lea las obras 'Primavera silenciosa' y 'Nuestro futuro robado'. Con "Los hijos de Romeo y Julieta" intento desde la hondura poética de lo dramatúrgico ganar una mirada más amplia para todos y que realicemos hechos en lugar de palabras; hechos drásticos y globales para un problema drástico y global". 




Pepa Zanón Viguer, directora dramatúrgica de la obra "Los hijos de Romeo y Julieta", es Profesora de Dicción y Expresión Oral en la ESADV Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia. Acaba de publicar en 2023 su libro "El hilo enredado" (La consentida). Pepa Zanón es, además, periodista, locutora de radio y publicidad, actriz de doblaje y ha trabajado en la voz con directores teatrales como Antonio Díaz Zamora, Alejandro Jornet, Ramón Moreno y Rafael Ricart.


El autor del texto del texto teatral "Los hijos de Romeo y Julieta", Ángel Padilla, además de novelista y dramaturgo es activista por los derechos de los animales y su liberación. Su Obra literaria ha sido objeto de estudio en Congresos internacionales de literatura de vanguardia y en varios ensayos sobre literatura contemporánea. Se le sitúa en el movimiento artístico Eco Art y en el literario de la Conciencia Crítica, aunque desde hace más de 20 años el autor es conocido como "el poeta de los animales". De su obra poética se han hecho alrededor de 30 canciones por cantautores y bandas, así como espectáculos de danza y varias de sus obras de teatro han sido representadas internacionalmente. Ganador, entre otros premios, del Premio ''Ignotus 2008'' a la Mejor Novela Corta con ''Mundo al revés'', y nominado al Ignotus 2019 con la novela "Mundo al revés: Origen" (Sportula), novela que Marcos Negri interesa llevar al cine; Primer Premio "II Certamen internacional de poesía joven La Garúa'', Primer Premio ''I Certamen de lecturas poéticas “Poesía en abastos” del Ayuntamiento de Valencia'', Primer Premio Certamen de relatos “Liberación de Caballos en Rosario” o Primer premio en el Certamen de relatos SOS RACISMO MADRID 2017. 




Con "Los hijos de Romeo y Julieta se denuncia la inanidad de acción humana real contra el calentamiento global y, por ello, los desastres que nos asolarán -ya lo están haciendo- cada vez más numerosos y graves. La obra, además, denuncia el holocausto animal, por tanto su mensaje es pro vegano. "Estamos matando la parte y el todo", dice Ángel Padilla. Los animales, cada individuo que tiene su vida y la atesora, la defiende y ama tanto como nosotros las nuestras; el daño diario e irreparable a los ecosistemas, todo impacta para mal en cada uno de nosotros y en el futuro común". 


No obstante -informa la organización-, la obra, siendo dura y reveladora de esa realidad capital y feroz que pocos quieren ver y afrontar, muestra una veta de esperanza que podemos ensanchar y hacer realidad entre todos: todavía estamos a tiempo de revertir los puntos más graves del desastre planetario, e ir reverdeciendo y sanando esta tierra y a sus criaturas, integrándonos en el mundo como siempre debimos hacerlo, con respeto. Derribados el antropocentrismo y el especismo. 


La obra recibe el apoyo de multitud de asociaciones animalistas y ambientalistas -así como de personajes diversos de la cultura-, entre ellas, ASPAC Amigos de los Animales de Castellón, Liberta, Movimiento por la naturaleza libre, Feumve, Escuadrón Kat, Free Fox, Anadel, Equinac, Nova Eucaria, Aacc Ayuda Callejeros, Amigos de Mas de la Mateba; santuarios de animales como el Hogar Antiespecista Miguel Quintana o el Paraíso de Nora; desde la danza: la escuela de danza infantil con valores animalistas Dansanimalia; la profesora vegana de flamenco en 'Castellón Baila' Sandra La Madueño, la profesora vegana de danzas del mundo Tzeitel; desde la cultura en general, Xe Que Animals Radio Ribarroja, Compañía de teatro La Columna, con dirección teatral de Lorena Illoldi (México); actrices como Beatriz Rico (actualmente gira con la obra de teatro 'Antes muerta que convicta') o Patricia Clark (actriz en musicales como 'Sonrisas y Lágrimas' o 'Billy Elliot') ; escritoras y poetas como Rosa Montero, Inma Pelegrín, Katy Parra Carrillo, Alberto García-Teresa, Antonio Soto Alcón o Antonio Orihuela, editoriales como Ediciones del 4 de agosto o Ediciones Hades.

UN DÍA CUALQUIERA de 2022 por Víctor Mängel

 


UN DÍA CUALQUIERA de 2022

Fotografía de Victor Mangel











    Porque la
inteligencia conducida no rebasa el circunloquio de los mediocres,
puestos ahí para no evolucionar sino para mantener la ley de los
ciclos (sin progreso)-.






    Cada mañana no es
como ayer, cada ayer no será más como entonces. Desde aquel
entonces hasta hoy, este hoy sin coraje a contravenir desmanes y
destrucciones sobre lo social y lo penal. Todos andan ansiosos
buscando, consultando , entreteniéndose y aspirando a ser/ parecer
entre espejos. Multitud de espejos. Multitud de entretenimiento o
atontamiento comercial.






    Pero las
conversaciones son rara avis, y la tertulia entre aprendices y
capaces de dar respuestas constructivas, siéndolo también una carne
y cerebro abotargada en desuso. Antes de un renacimiento , una edad
oscura, cegada , sin rastro ni Luz.

SIN SUEÑO NI CANSANCIO por Victor Mangel

 


SIN SUEÑO NI CANSANCIO

fotografía de Victor Mangel



    Llevaba horas
recordando el mismo instante. Llevo desde que me llegó su aroma ,
deseando bajar. Ese cálido tacto ese aroma en sus entrañas, esa
piel morena , tostada sin ennegrecer. Ese crujir al abrirla, esa
fragancia del pan. De esa blanca carne cálida y tierna.






    Que abrigaba carne
, tomate, lunos hilos de aceite de oliva dorado, hojas frescas
de lechuga, cebolla, sal y … queso. Ese cofre lleno de sabores. Ese
desayuno de cada mañana que madre me dejaba componer y que , aún hoy
es una delicia, diferente a tu piel.






    Algunas cosas,
sabores, aroma, tacto, maderas desnudadas con gubias al sol de un
Taller, el talle de una mujer, destilan y te desnudan su propio
aroma. Y ninguna carne y tacto es como aquellos. Ninguno es parecido,
y todos son belleza, deleite y carácter, vivo.






    Un tacto que
alimenta unas naturalezas que se nos ofrecen con honestidad mientras
llenan o encienden sentir y sentidos.

LOS QUE NOS AVENTAJAN por Victor Mangel

 


LOS QUE NOS AVENTAJAN


Ftoto de Victor mangel

Los que nos
aventajan en 37 años o más, quieren ser escuchados. -

Sus días se
les hacen lentos o rápidos, pero habita la “proximidad” del
-adiós-.






    Y su voz, su voz y
en ella su experiencia : escondite y preservador del espíritu que le
han querido poner a toda su vida. Su Voz, es el ser que sobrevivirá
a su despedida. El que ilustrará su temple, su carácter su tesón,
su humor, su inteligencia, la realidad que si han vivido y que si ha
existido (que no se ha novelado hacia extremos).






    Ellos no quieren
percibirse como – una vela que se apaga-. Quieren que guarden
testimonio, de su corazón de su saber, de sus valores no vencidos. Y
de lo crudo y aséptico que nos intenta volver a todo bicho viviente
no individuos de una sociedad, de barrios de, familias de comunidades
sino solo compradores y pagadores. Donde la noble fidelidad a la
amistad que se hace valer , es reducida a ..conocidos , que te
facilitan caminos, pero sin un trato continuo sino , con un trato
puntual, El tesón y trato por el que se forjaba la amistad, Hoy no
es común a todos. Aun siendo aún hoy quienes lo atesoran y
fortalecen , raíz y urdimbre de Valía



    Ellos quieren ser
escuchados, y así vencer, sobrepasar, rendir al tiempo y al desdén
de tan prolífico olvido que en todo lo vivo se inmiscuye y no
enriquece nuestra educación y persona. Por su propia experiencia y
valor no ser , nombres desaparecidos en el pasado. Unos pocos hacen
de ello tierra fértil para saber quien nos Enseño, nos Demostró,
nos Mostró y nos Contrarió hasta enseñarnos que la experiencia es
anterior a los noticiarios y usos del mercado. Que la Realidad
narrada y televisada es un texto recortado en un telepronter. La
verdad es suma de realidades, todo lo demás es relatos al gusto, no
es Información, No es Cultura, no es Enseñanza, no es Conocimiento,
es Producto que unos fabrican y la masa sin identidad individual,
compra.






    Ellos no quieren
que nos avoquen a sus objetivos sino que desmontemos ese mal negocio
que es el gobierno para con la ciudadanía, quieren que no les lleven
a una guerra, un desprecio sin conocer, uj odio sin conocer, una
mente de secta sin conocer, quieren que no seamos dirigidos sino que
cuestionemos para contener sus abruptos abortos de lo que pudo ser
una oportunidad mejor para el trabajo, la salud, la formación., la
innovación, y no solo para obedecer no cuestionar ni deliberar, sino
solo percibir el beso del estado y las empresas , Facturas, por
encima del día a día de cada uno.






    Por su propia
experiencia y valor no quieren ser , nombres desaparecidos en el
Pasado.

UN DOLOR IRREPARABLE por Victor Mangel

 

Maternidad en la Chanca


        Él quería , hablarme , su rostro tenia miedo, sus ojos lloraban. No conseguía moverse.


     Quería incorporarse, me garraba, cuando notaba que el dolor no se iba:

- ayúdame hermano, ayúdame- mientras su cuerpo que había impactado desde 5 pisos de altura, no le dejaba respirar bien. el sabia que se había hecho daño, sabia que no debieron haber rebasado la valla.


    Para un juego entre amigos, iban a atreverse. Era 30 de octubre eran las 4 y media de la mañana. Y el pequeño quería irse con su hermano. Ahora quería que parase el dolor. Ahora se culpaba de no  haber seguido explorando junto a su  hermano mayor. Pero el dolor, el miedo el enfado a lo que dirían nuestros padres si se enteraban, no le permitía recordar, pensar en como se había caído desde tan alto, tan rápido y tan fuerte. Sólo me pedía que no le dejara, que le ayudara,


    Y yo sabia que si había caído desde el 5º piso, el golpe le había roto por dentro huesos y músculos.


    Habíamos entrado 3, ninguno lo hacia para atreverse a saltar desde un edificio en construcción, apenas plantas de piso y escalones de cemento, las cuatro primeras plantas. era la intención, divertirnos y atravesar y recorrer de noche una casa sin puertas, ni paredes ni  ventanas, que tuvo hace un tiempo un guardia que disuadía de subirse a los pisos.


    El estaba roto, el estaba aguantando, el quería que su hermano  lo ayudase lo salvase, lo llevase a casa o a un medico, y le quitase tanto dolor y volver a casa sin las heridas que ahora tenia.


    Un dolor que persiste, que me acompaña, que ninguno quiso, que no debió suceder. sentirme culpable, incapaz de ayudarle , indefenso delante de mi hermano que me decía:-  ayúdame-.


    El, 3 días después no despertó. Yo me siento culpable , inútil. El dolor que ya se le apagó, me amortaja en mi mismo y en las miradas que me miran, después de ori lo que pasó.


    Perdí a mii hermano  pequeño. No pude salvarle.



(Basado en hechos reales)

BURBUJA



 


Burbuja


¿Y qué tan jodida estoy si al mirar a los ojos de otros me veo reflejada dentro de una burbuja? 

¿Qué es lo que siento si encerrada me encuentro? 

¿Qué son esos sentimientos que me ahogan cada vez que pueden? 

¿Qué es lo que siento verdaderamente? 

¿Podré encontrar una salida en esta burbuja llena de niebla que cada vez es más estrecha? 

Estoy perdida dentro de esta niebla, no me encuentro ni a mí y cada vez todo es más confuso. 

En círculos me encuentro, intentando encontrar una salida. 

Y el dolor aparece cuándo te miro a los ojos, se clava en mi alma y perdura unos días. 

Cada vez duele menos. 

Pero quedan restos del dolor en mí y tus ojos me recuerdan lo que sentí.

 Solo me queda acostumbrarme y empezar a nadar entre estos pensamientos. 

Vivo en el mundo del sufrimiento, mi propia burbuja. 

Donde la oscuridad me mantiene a salvo y a la vez me hace daño, quizás la salida sea aún más dolorosa. 

Todo está mojado de mis pensamientos, de vez en cuando miro al mar y solo veo dolor.

En este mundo hay un mar negro lleno de letras que forman mis recuerdos y de vez en cuando no está.

Olsenabi.


DE FILIGRANAS CON EL CALENDARIO.

Andrés Rubia
Andrés Rubia


 Haciendo una filigrana con el Tiempo de estos años.



Contabilidad de los daños, que al paso dejaron las tormentas torrenciales, las ausencias esenciales, las malas noticias desde la esperanza, la tan cercana distancia con la alcanzada ambulancia tras los aciagos vuelos sin motor sobre la ciudad de las voces.

A ti también te partieron la boca aquellos labios al dejar de besarte.

Después, ulteriores, los sentimientos te obligaron a firmar un pacto de no agresión con el futuro y las cafeterías cerradas…

Pero hay nuevos cielos rasos por trazar sin miedo a que sean un nuevo error.

Cantar a las mentiras de los versículos escritos en verano, a las huellas dactilares en los pasamanos de las vísperas, con vistas a las vísceras reventadas, esparcidas abajo entre las rocas. 

Demasiadas promesas suicidas sobre los acantilados. 

Quizá fue desde un aeropuerto cuando viste aquellas cometas ahorcadas, estranguladas en aquellas mismas brisas con las que bailaban enamorándose.

Erik Satie suena por el hilo musical mientras la nostalgia también embarca por la puerta tres. 

No te rindas, sigue adelante, haz una nueva filigrana con el Tiempo de estos años.

Contabilizar los instantes, y aunque fraudulentos, benditos aquellos desengaños que hicieron reír al Diablo, procurándote errar el penalti, privándote del juicio final.  

Los calendarios no los inventó la eternidad.

Que no se pierdan los villancicos por Navidad, los Papás Noel ecologistas, los agraciados en el sorteo de la lotería, los “a ver si nos vemos” (por fin conseguidos), los artistas, los poetas obesos de ego como budas, los periodistas redimidos por la verdad, la solidaridad con los desprotegidos. Que no se pierdan los no a la guerra, los mensajes de paz, los besos reinventados post pandemia, el olvido de los ataques por la espalda, los abrazos beodos en versión idiota, los kilos de más, las lentejuelas, las medias negras. Hay políticos en una viñeta, en un ocurrente chiste; contados con velas doradas durante la cena, los chismes de fulanito de tal, las chimeneas prendidas y los mejores deseos para el año que llega, y que llegará porque sí… 

…porque hay que desprecintar una nueva máquina del mundo, un nuevo enero ilusionante, un viva  la vida en la soledad de los tristes.

 Hacer filigranas con el año que se va porque el ser humano…

…No te rindas, sigue adelante…

Los calendarios no los inventó la eternidad…  

Huércal de Almería. 26 de Diciembre de 2022.

Andrés Rubia