3 feb 2022

EN BUSCA DEL CAZADOR

 

EN BUSCA DEL CAZADOR

 

Contar la vida real de una vida tan llena de vicisitudes, como pueden haberlo sido millares de vidas de aquellos tiempos almerienses y españoles en los que las tormentas no caían del cielo, sino que las provocaban personas. Personas que despreciaban o infravaloraban las consecuencias de sus potentes voces para incitar a matarse en cantidades ingentes y con mentes de egos absolutos y cerradas. Muertes y vidas tan crudas para ser descritas que incluso, aunque la persona sea próxima y los hechos, verdad, la piel   tiende a emanar ese olor a carne fresca, a lágrimas y a esperanza casi incongruente por los tiempos que vivieron. Pero también es cierto que la muerte próxima nos hace aproximarnos instintivamente a la vida y su evocación continua de luz, contrastes y creación.

         Al tratarse de mi abuelo-padre y escuchar sus bondades o del orgullo de haberle conocido, escuchado y conversado con él, se me presenta una incoherencia por que como dice un sabio proverbio, si todos denigran algo examínalo, si todos aceptan o están de acuerdo en algo examínalo.

         Abuelos que sólo de su ser y corazón los nietos conocen. Que sólo los nietos saben cómo son los abuelos…por encima de lo que sus padres entendieran sobre sus padres. El entendimiento más secreto es el entendimiento entre pequeños secretos, escondites convenidos y ocultos para las onzas de chocolate, refugio de riñas, defensa firme de ser encerrados en habitaciones, de ser corregidos con severidad por una culpa sin mala intención de causar estropicio. Castillo de miles de juegos, donde teatros pequeños y sueños grandes correteaban, por su dormitorio y su estudio entre lienzos, aparatos complicados de televisión y fotografía y calaveras que parecían ser secretos de batallas antiguas de antiguos piratas con sombreros y piel talladas en palmas de palmera cobriza y seca, con ojos penetrantes de plástico.




Abuelos que nos enseñaban a cuidar y que revivía la libertad de improvisar, ingeniar y saltarse las normas de lo seguro, lo correcto, lo que se debía de comer o no comer a esas horas y a hurtadillas… Y una prima Maripaz llena de preguntas, practicando a enamorarse teatralmente mientras recordaba sonreír, sin sarcasmos, e imaginaba ser doncella, princesa y dama a rescatar de un torreón  que no distaba del suelo lo más que lo que un taco amplio de madera la separaba  del firme de baldosas amarillo y blanco de la sala de trabajo (y dormitorio). En su mente se vestía enjoyadas con piñas y brotes de piñas, pajas de pino entre sus rizos como rayos de luz o estrellas que nacieran de su diadema improvisada de pino.. quería ser de nuevo una princesa, sin sus hermanas, que tendían a restarle protagonismo o valor a sus esmeradas historias.

Ella quería ser feliz y soñar despierta y participar de un modo más igualitario en los teatros que entre primos improvisamos en el patio del jardín junto a la rueda de lo que fuera un carro. Y que daba al árbol un toisón en quien nadie habría pensado pero dejaba deducir que ese jardín pequeño con pieza en la que  reposaba  arcilla para hacer moldes a escala de figuras más complejas…fue no hace demasiado ..plaza amplia y cortijo. que hasta la sola mirada alcanzaba los torreones de la Hoya que se yerguen contra y sobre el tiempo en la colina de la Alcazaba.


La alcazaba


La fantasía sobre la realidad y la imaginación escurriéndose entre la realidad de lo cotidiano podía ser realizable no como mundos paralelos a tiempos y unidades de tiempo de diferente medida sino como mundo cohesionadamente coherente entre nuestra imaginación y nuestros dedos entre sus historias y pensamientos y la música de un tocadiscos con la que las chicas bailaban en su propio estilo y emoción desde “Il autumno” de Vivaldi hasta a José Luis Perales o bandas sonoras de películas, de dibujos animados o aquella de “If I were a Richman” de El violinista sobre el tejado a revoluciones de 33 o 45 pero en un tempo liviano y vivaz en su presencia.

Pero cada vez que me acerco al Jesús de Perceval que evocan con buen ánimo, hoy algo trabado de huecos que el poco estudio asienta en quienes no se sientan y estudian, los tiempos y personas que les precedieron. Las personas que compartieron ideas, tiempo, conversaciones y vicisitudes. o lucha por hacer de Almería mucho más que un reducto en el mapa que respiraba por su puerto. Cuanto más oigo sobre él, el que ha quedado en la presencia viva de otros ciudadanos de todos los puntos cardinales, menos se escapa. un reproche, un defecto, una debilidad. Habla de gratos recuerdos, pero de una evocación sin carne. Obras sobre él y sus conciudadanos e Indalianos (más de siete) lleno de espíritu evocado ya casi no asentado con firmeza, pero sin carne. Mas autores habrían sanado esa parquedad, más amigos vertidos en las letras y en una memoria vital, no habrían hecho acumulación de recortes obras producidas sin distinción, sin carne, sin latido, crónicas sumadas menos cerca del debate que la obra y tentación a la controversia que compusiera Antonio Fernández Gil. Se vuelven a necesitar creadores y cuestionadores, cirujanos y arquitectos con sentido coherente del barrio en el que edifican su “huella” en esta ciudad forzada a sufrir injertos de metal.

 

Las comunicaciones por tierra eran azarosas e impracticables. Dejando aisladas a las poblaciones de la capital y a la capital de las provincias vecinas, casi al modo de dependencias o cortijadas con su columna vertebral reposando en el mar hacia el que telas que por cabotaje iban al resto del Mediterráneo desde sus telares o venían de Barcelona, Valencia... y en un principio de Marsella. Cuando tiempo después, la economía era desde Almería: las minas (menas), Uva, Esparto, Naranja, metales para Europa y otros continentes a manos inglesas y sus inversiones. O bien por su perfil hacia el Oeste con Granada y Málaga y Norte, Murcia, es la de un Rey sentado en su trono (de perfil).

Una idea contraproducente es un ánimo hostil hacia algo o un gesto violento o despectivo hacia persona, actitud o pensamiento… y eso. en ausencia tan constante.

 

                                                         Fdo: Victor Mängel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.